¿Y ahora qué?

fotonoticia_20120702231147_5008 de la tarde del domingo 1 de Julio, miro por el retrovisor y me adelanta un “cani” por la derecha con bufanda de España en el manillar de su scooter: Vamos!!!!!!!!!!!! Grita a su paso. Conforme avanzo por la Calle de Navarro Ledesma, cientos de personas con la camiseta de España se dirigen a ver la final de la Euro 2012 con bolsas de plástico colgando de sus manos.

Después de derrotar a Portugal en una complicada semifinal que se decidió en los penaltis, España consiguió meterse de manera consecutiva en la final de un campeonato. La gente estaba eufórica, la Roja hacía historia y millones de personas se tiraban a la calle para festejarlo. Gritos de “Yo soy Español, Español, Español” sonaban al unísono y los balcones lucían banderas españolas que ondeaban al viento del terral malagueño.

El árbitro pita el comienzo del partido, España sale haciendo su mejor fútbol, tocando y llegando a meta con facilidad ante una Italia que nada puede hacer para frenarla. No tardarían mucho en hacer el primer tanto, un centre del cuestionado Fábregas era rematado de cabeza por Silva entrando por la escuadra de manera espectacular. La gente salió a los balcones, sonidos de trompetas se mezclaban con las luces de las casas que se encendían y apagaban. Tras el tanto, Italia parece que reaccionó e intentó jugarle a España de tu a tu, planteamiento equivocado. Un segundo tanto dejaba el encuentro 2-0 antes del descanso y los aficionados españoles estallaban en júbilo.

La segunda parte fue un monólogo del conjunto español, Italia con un jugador menos tras lesionarse Thiago Motta, se lució ante los italianos con un juego increíble. Torres y Mata sentenciaron el partido y los italianos terminaron pidiendo la hora para no recibir ningún otro tanto. Final de ensueño para un equipo que ha conseguido ser la única selección en conseguir 3 campeonatos (Eurocopa, Mundial y Eurocopa) de manera consecutiva.

¿Y ahora qué?

Una semana después, el hecho de que España haya ganado la Eurocopa no ha cambiado mi vida en absoluto, me levanto a las 7 de la mañana para empezar a trabajar a las 8. Mientras desayuno, los titulares en las noticias siguen siendo los mismos: Que si la prima de riesgo, el número de parados, la crisis que afecta a un país en el que miles de familias no tienen para sobrevivir… pero eso sí, con la Roja todos a la calle, a celebrar lo único que parece ir bien en este país, EL DEPORTE. Pues a mí esto me ha parecido más un pasatiempo que otra cosa, un gran Sudoku que cuando acabas te sientas reconfortado por haber superado algo que otros no pueden. Amo el fútbol y el deporte en general, pero no puedo con la hipocresía de un país entero que grita “Yo soy Español, Español, Español” y cuando acaba la Eurocopa vuelve a la cola del INEM y crítica la nefasta gestión del gobierno para sacarnos de la crisis. Un país que ve desde sus televisores los partidos de La Roja mientras su presidente no se pierde un partido en palco del Estadio donde juegue la selección, en lugar de estar en su casa rebanándose los sesos para terminar con la situación en la que estamos sumidos y sin salida a la vista.

Pues yo propongo algo, el juego del verano, que todos los que tienen banderas de España las cambien por pancartas en señal de protesta. Que todos los que inundaron las calles en Madrid y el resto de provincias españolas convirtiéndolas en una marea roja lo hagan de nuevo para pedir una solución YA!!! Yo no sé el resto de la gente, pero yo no veo que el camino que llevamos nos vaya a resolver los problemas que tenemos en este país, y más si en lugar de unirnos para que se tomen medidas, nos dejamos engatusar por un evento deportivo que les reporta 300mil euros a cada uno de los que lo han ganado.

Yo ni lo he celebrado ni lo celebraré, no tengo motivos para celebrar nada que haga este país a menos que salgamos de la crisis. Entonces, me pillaré una buena y me sentiré orgulloso de ser español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *