Road Trip: Día 4 – Heidelberg – Germersheim – Saarbrücken – Trier – Maasttrich (Holanda) – Zoetemeer

Era el cuarto día y Lorenzo volaba hoy para Malaga desde Frankfurt Hahn, pero antes teníamos que visitar otras tres universidades que todavía pertenecían a Alemania. Salimos temprano rumbo a Germersheim que se encontraba a unos 50 Kms, al llegar nos preguntábamos si sería fiesta pues no había mucha gente por el campus, una chica a la que le preguntamos nos dijo que la gente estaba en clase pero es que la tranquilidad era tal que parecía estar vacío.

Una vez en el coche el paisaje continuaba siendo de pinos, un bosque que parecía no tener fin interrumpido únicamente por la autovía. Los coches pasaban a más de 200Km/h ya que por esas carreteras no hay límite de velocidad. Me llamó la atención los carteles que usa tráfico para concienciar a la gente para que no corra, en uno salía un dibujo hecho por un niñ@ pequeño en el que se ven dos coches que han chocado en la parte superior y debajo hay una niña con el nombre en la parte de abajo (LEA) y a su izquierda una mujer tumbada con un circulo alrededor (que parece ser un ataúd) en el que se lee “MAMA”. En otro de ellos aparecía un coche volcado envuelto en llamas con una flecha que lo apuntaba y ponía “PAPA”, fuera del coche de pie una niña y una mujer.

302137_10150870584435650_648595649_21448980_1725352773_n La universidad de Saarbrücken estaba rodeada de bosque, ni rastro de ciudad por ningún sitio, un ambiente más que tranquilo para concentrarse en los estudios. Como le dije a Lorenzo: “Aquí o se viene a estudiar o a cortar leños”. Decidimos ir a Trier antes de llevar a Lorenzo al aeropuerto ya que teníamos tiempo, lo único que nos preocupaba era la posible huelga que iban a provocar los controladores aéreos alemanes, no era seguro pero decían que podrían hacerlo avisando con 24 horas de antelación y no sabíamos si lo habían hecho.

Trier era la universidad que tenía convenio con la facultad de informática en Málaga y es donde hubiera ido en caso de que hubiera seguido estudiando ahí. No era sin duda la mejor de las que había visitado, el campus estaba alejado de la ciudad y encima de una monte por lo que no era posible ir en bicicleta. Tenía residencia y todo lo que hacía falta a los estudiantes para no tener que desplazarse del campus. Es una universidad muy técnica que cultiva ingenieros de muchas ramas diferentes.

311033_10150870583800650_648595649_21448974_1252938796_n Teníamos el tiempo justo de llegar al aeropuerto para que Lorenzo pudiera embarcar, cuando llegamos, había aviones que despegaban y aterrizaban y eso nos tranquilizó. Le acompañé al interior y una vez en el control de seguridad nos despedimos y volví al coche. Ahora me tocaba conducir el resto del viaje, Lorenzo lo había hecho todos los días de antes para que yo pudiera descansar. Introduje como destino Maastrich en el GPS y salí de inmediato. Eran 215 kms pero se me paso muy rápido, conducía y escuchaba música a todo volumen mientras dejaba atrás pueblos que no conocía. Pasé por uno del que no recuerdo el nombre pero era increíble, las casas eran como pequeños castillos y le atravesaba un río, estaba bajo a una montaña y el ambiente era mágico. Me daban ganas de parar, hacer fotos y tumbarme en la hierba a disfrutar del paisaje pero debía continuar pues no quería llegar tarde. 318336_10150870584110650_648595649_21448976_1364227656_n

Maastrich me gustó bastante, una plaza rodeada de cafeterías con terrazas donde la gente conversaba, una iglesia de color rojizo y calles empedradas de adoquines. La universidad se encontraba en el centro perdida entra las enrevesadas calles de la ciudad. Por suerte estaba abierta y pude hacer mi trabajo. Llamé a mi primo para decirle que iría a cenar, Lucas que lleva un año en Holanda vive con su novia Annette y esa noche la pasaría con ellos. Cuando llegué una lasaña me esperaba, me enseñaron su casa que era perfecta para ellos, bien decorada y con ambiente cálido que me hizo sentir como en casa. Nos sentamos en la mesa, estuvimos hablando y bebimos vino para celebrar la renovación del contrato de Lucas, era genial estar ahí con ellos y me alegré muchísimo de que todo les vaya bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *