Road Trip: Día 2 – Annecy – Ginebra (Suiza) – Lausanne – Fribourg – Berna – Freiburg (Alemania)

7 de la mañana, después de un “petit dejouner” salimos rumbo Ginebra para empezar el trabajo. En la frontera, dos inspectores nos pararon y IMG-20111010-00222 registraron la furgonta: “ Va llena de catálogos” le dijo uno al otro, y después de bromear un poco nos dejaron pasar.

Conforme avanzamos por la ciudad no me parecía nada especial, muchas oficinas, edificios modernos, anchas avenidas… pero una vez terminamos de hacer promo en esa facultad, pasamos junto al lago y en el centro un cañon de agua de más de 100 metros de altura producía un efecto increíble sobre las calmadas aguas.

Lorenzo conducía, yo me limitaba a sacar fotos con su cámara mientras me iba explicando lo que venía a continuación. Entre las montañas, una espesa niebla cerraba la visión de los Alpes frente a nosotros. Nos dirigíamos hacía Lausanne cuando de repente empezamos a bajar y ahí estaban, las montañas nevadas esta vez sin niebla de por medio. Era increíble estar ahí, una de esas cosas que dejan a uno con la boca abierta y no puede dejar mirar. La inmensidad era tal que las casas o poblados parecían de juguete frente al tamaño de los Alpes.

El campus de la Universidad de Lausanne era inmenso, en el centro rodeada de césped estaba la biblioteca, muy moderna y con un interiorIMG-20111010-00228 totalmente distinto a lo que había visto hasta ahora. Tenía formas curvas y zonas comunes para los estudiantes con pufs donde pueden relajarse en su tiempo libre.

De nuevo en el coche, el próximo destino era Fribourg, aprovechamos en el camino para comer algo y hacer algunas fotos con las montañas. Llegamos a nuestro destino y tuvimos la suerte de aparcar cerca de la Facultad, algo que no impidió coger el atasco que encontramos a la salida. Aún así llegamos a Berna, el cansancio hacía mella y deseaba llegar a Freiburg para darme una ducha. Antes teníamos que cruzar de IMG-20111010-00232 nuevo la frontera y solo esperaba que no nos pararan. La verdad es que teníamos todas las papeletas, los dos sin afeitar, la furgoneta llena de publicidad y matrícula extranjera. El inspector que conversaba con sus compañeros nos paró, nos preguntó donde íbamos y al contestarle hizo un gesto con su mano para que prosiguiéramos. Ya estábamos más cerca y Lorenzo seguía conduciendo.

Cuando llegamos a Freiburg, ya en Alemania, encontramos un hotel llamado “Sonne”, a esas horas era de noche pero estaba tan cansado que cuando lo ví se me hizo la luz 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *