Ha muerto mi burra

Hoy me han dado una muy mala noticia que ha puesto la nota amarga a lo que podía haber sido un día de esos que deseo tener de vuelta. Me han dicho que mi burra estaba para tirarla, vamos, que me salía como comprar una nueva 🙁

moto 
Se me ha partido el alma cuando he llegado y la he visto sobre la grúa, como si de un coche fúnebre se tratará, esperando a que le diera el último adiós. Atrás han quedado esos días que hemos compartido compañera, aquellos días en los que me guiaste por las curvas de la felicidad, los que me llevaste por la senda correcta en noches de tormenta, aquellos en los que secaste mis lagrimas cuando caían sobre tu depósito  y sobre todo las puestas de sol que compartiste conmigo desde el mirador. Han sido muchos los días que me has llevado a trabajar, y ahora duele bajar y no verte en el garaje, que llegue el fin de semana y no ir a limpiarte, no poder acelerar y sentir la brisa en mi cara… En fin, te echaré de menos, pero me quedo con las palabras de una buena amiga: “los cambios siempre son para mejor”

RIP my friend 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *