Día 19 – Nepal (Kathmandu): Leche en polvo

El martes con todo solucionado fuimos a desayunar los tres, después estuvimos en una agencia de viajes para que Imanol sacara su billete para visitar el parque natural de Bardia y mas tarde caminamos hasta el centro comercial. Este se encontraba fuera de Thamel, pasada la plaza Durbar, a una hora desde el hotel. El paseo se hizo ameno por la cantidad de gente y tenderetes que había por las calles, podíamos caminar tranquilos y eso que no vimos mas turistas en todo el trayecto pero la gente no se acercaba.

A veces resultaba incomodo pasear y que todo el mundo te ofreciera excursiones de trekking, vuelos en parapente, hoteles, drogas, entradas a locales… otras veces niños que se ponían en la puerta de los supermercados te pedían que le compraras leche, si aceptabas y decidías comprarla te vendían una lata de leche en polvo cuyo precio de 450 rupias (unos 4,5 euros). La leche no era para beberla, la descambiaban y se quedaban con el dinero, algo también la hacían madres con bebes en brazos que con el biberón casi vacio actuaban para sacarle los cuartos a los turistas.

Habíamos visto varios centros comerciales pero este era realmente grande, nada que envidiar a los que tenemos en España. De vuelta a Thamel, paramos para comprar algo de frutas, Imanol hablaba con una chica nepalí ante la atenta mirada de los ciudadanos que se encontraban alrededor, no se si porque no era normal que un turista se pusiera a hablar con una chica local pero la forma en como todo el mundo miraba me llamo la atención.

Es curioso la de veces que hemos visto por la calle la cruz esvástica, dibujada en camiones, en puertas de las casas, en kioscos, pulseras, camisetas… para los nepalíes simboliza la paz, algo con lo que el resto del mundo no la identificaría ni de coña, pero al parecer fueron los nazis quienes copiaron e hicieron de ella su símbolo.

Estuvimos paseando, viendo cosas, haciendo fotos y comprando, aprovechamos para echar un ultimo billar pues Kike y yo nos íbamos al dia siguiente, o al menos eso esperábamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *