Dia 5 – India (Varanesi): Ciudad Sagrada

Nunca pense que me veria a las 5 de la manana subido en una barca, y mucho menos por las aguas del rio Ganges, pero sin duda es una experiencia unica para quienes visiten India. Ver el amanecer mirando los gahts y como su gente se banan en el rio para purificar su cuerpo es una experiencia inolvidable. Compramos unas velas a unas ninas antes de zarpar que deberiamos arrojar al rio una vez nos adentrasemos en sus aguas, dicen que asi tendras buen kharma, y es justo lo que necesito.

El guia que venia con nosotros nos iba contando lo que significaban cada uno de los gahts, nos hablaba sobre los dioses y como la gente va a Varanasi para morir, de esa forma si tienen buen kharma alcanzaran el Nirvana. Era increible estar ahi, con Kike y David, en la que sin duda ha sido la ciudad mas impactante hasta el momento.

Llegamos al crematorio principal, lugar donde incineran a los muertos, esta dividido en varios niveles donde preparan los fuegos al aire libre para poner sobre ellos el cuerpo envuelto en una sabana. Los niveles dependen de la casta del difunto, el nivel mas bajo junto a la orilla del rio es para la casta mas baja (los shudrás, que son siervos y obreros) y los niveles superiores son para vaishias (comerciantes, artesanos y agroganaderos), chatrías (clase política-militar) y brāhmanes (sacerdotes, maestros, academicos). Se dice que quien ha tenido una buena vida con buen kharma se reencarnara en un ser de casta superior.

David que siempre quiere llegar hasta el fondo para conocer de cerca la cultura propuso al guia bajar de la barca para ver a pie el crematorio. Al pisar tierra, un guia llamado Sunil se ofrecio ha ensenarnoslo indicando que trabajaba en el lugar, que su mision era mostrarlo a la gente a cambio de madera para los cuerpos de las personas que morian en el hospicio junto al crematorio. Mientras caminabamos entre los fuegos, en los que de momento no habian cuerpos, nos contaba infinidad de cosas, decia que a los bebes, embarazadas y leprosos nos los incineran, los lian en la sabana y los arrojan al rio, tambien a los animales. De hecho, de vuelta en la barca vimos una vaca y una cabra flotando en el agua, la misma agua donde la gente se banaba, lavaba sus dientes y hacia gargaras. Sunil nos dijo que volvieramos a las 12 para ver algunos de los cuerpos en el creamatorio, asi que volvimos al hotel para hacer el check out y llevar las mochilas al hotel de David.

Cuando llegamos al hotel de David, este se encontraba dormido, algo le habia sentado mal y no se sentia bien, por eso Kike y yo caminamos por los gahts hasta el crematorio. Aprovechamos por el camino para hacer algunas fotos y regalar a los ninos lapices de colores, pues estos les encantan y habiamos comprado algunas cajas en Espana.

Cuando llegamos de nuevo al crematorio la cosa habia cambiado, Sunil que nos estaba esperando vino y nos introdujo en el lugar. Ahora habia cuerpos que ya ardian y otros que esperaban a ser depositados en la hoguera, podia respirarse el olor a muerte y las familias se agrupaban junto al fuego. Las mujeres no pueden acudir a este acto pues si lloran corrompen el alma del difunto y este no alcanza el Nirvana. Era increible, estaba viendo a 1 metro de distancia el cuerpo de una persona ardiendo y no afectaba, debe ser el lugar, lo sagrado del asunto lo que lo hace tan natural.

El paseo de vuelta transcurrio tranquilo, hacia sol y disfrutamos del momento, paramos para comprar algunas cosas y postales y volvimos para ver como se encontraba David. El grandullon habia mejorado, asi que fuimos a almorzar y nos despedimos de el, proximo destino Pokhara: 6 horas de tren hasta Gorakpur, 3 horas en bus hasta Sunauli y 8 de autobus nos esperaban.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *