Dia 2 – India (Delhi): Cambio de Chip

Como habiamos hablado quedamos con el chico que nos iba a ensenar la ciudad en la puerta del Hotel. Pepe le llamabamos porque su nombre era imposible de pronunciar. Nos montamos en un toctoc que decia que era de su tio y fuimos a sacar los billetes para Agra ya que era nuestro proximo destino. En Agra es donde se encuentra el Taj Mahal y que manana visitaremos.

Mientras el tio de Pepe conducia iba sacando algunas fotos y videos de como se abria paso entre los coches. Es increible la habilidad que demuestran y aunque al principio puede llegar a dar miedo luego resulta divertido. Conforme pasan las horas aqui te das cuenta que hay que cambiar el chip, todo lo que pone en las guias no te sirve cuando llegas y ves la forma como funcionan las cosas. Hay que armarse de paciencia ya que todo lleva mucho tiempo y cuando preguntas o quieres comprar algo intentan venderte siempre algo mas. Fuimos a lo que era la oficina de turismo para comprar los billetes y tardamos 4 horas en total, preguntan donde vas, cuanto tiempo estaras, a que sitios quieres ir… yo solo queria comprar los billetes a Agra y Vanarasi porque no me gusta reservar las cosas con tanta antelacion por si me gustan los sitios donde voy y quiero quedarme mas tiempo. Al final lo consegui…

Pepe que parecia de fiar y que hasta ahora nos lo habia demostrado, nos llevo a una calle donde nos ofrecio te, ahi empezo a comentarnos los sitios que ibamos a visitar en nuestro tour, yo le pregunte el precio para confirmar las 300 rupias que nos habia dicho el dia anterior, pero el anadio que eran por persona… Despues mientras degustabamos el te en el pequeno puesto del callejon nos dijo que no seria el personalmente quien vendria con nosotros y dijo que lo haria su hermano y que nos ensenaria los mismos sitios… Esto empezo a mosquearme y le dije que no iriamos con el, habiamos pasado demasiado tiempo discutiendo y esperando a los billetes y ahora Pepe empezaba a descolocar las cosas. Kike decia que o nos ibamos o le pegaba una paliza a Pepe porque este empezaba a ponerse agresivo al ver que ya no queriamos hacer el tour y que no cobraria nada. Al final le di 200 rupias por habernos acompanado y nos fuimos… En fin, son cosas que no entiendo, habiamos ofrecido al chico trabajo por un dia a cambio de 600 rupias y le ibamos a invitar a comer y de repente se ponia a decir que si iria el primo, que el tenia que ir al hospital… lo dicho, hay que armarse de paciencia y respirar.

El resto del dia transcurrio tranquilo, fuimos de toctoc en toctoc recorriendo la ciudad y visitando los lugares de interes, incluido el museo de Gandhi, el lugar donde quemaron su cuerpo, el Fuerte Rojo o la Jama Masjid (la mezquita mas grande de la India). Mientras ibamos de sitio a sitio nos metiamos por calles donde eramos los unicos occidentales, calles pobladas de comercios con monos cruzando de lado a lado por los cables de electricidad. El trafico sobre las 16:00h era brutal, cruzar la calle suponia una odisea y sumado a que conducen por la izquierda se convertia en un peligro. La gente nos paraba por la calle y se hacia fotos con nosotros, nos preguntaban de donde eramos y siempre nos regalaban una sonrisa.

El conductor del ultimo toctoc Hani, era un tio bastante cachondo, el unico hasta ahora que no ha intentado vendernos algo o estafarnos. Se ponia los cascos y bailaba a la vez que conducia y nosotros detras le siguiamos el rollo mientras nos cantaba por el espejo retrovisor. Por cierto, un toctoc es una especie de moto con tres ruedas cubierta con un asiento para dos personas en la parte de atras y de color amarillo y verde.

Llegamos al hotel sobre las 19:30h despues de todo el dia en la calle, subimos a la terraza para comer algo y luego fuimos un rato a la habitacion para descansar. Yo me levante pero Kike se quedo durmiendo porque no podia con su alma. Es curiosa la diferencia despues de 24 horas en el pais, por un lado disminuye la sensacion de inseguridad y peligro, pero por otro aumenta la habilidad para percibir las intenciones de la gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *