Crónica de la III CARRERA POPULAR NOCTURNA CORAZON DE LOS ALCORES

alcores Línea de salida, 570 personas preparadas y anuncian el comienzo de la carrera. Estaba situado en el medio de una nube de corredores y no encontraba mi sitio, la gente avanzaba despacio y los del principio se separaban del resto. No podía seguir a ese ritmo, tardaría horas en llegar… y de repente me veo a Manolo por el lado avanzando por la acera, jajaja, allá voy!!! Meto codo pa la izquierda y le sigo. No tardamos en quitarnos al pelotón y encontrar hueco, perfecto, esto es otra cosa. Manolo me ve, le animo y seguimos.

Pero que pueblo más bello, con esas calles estrechas, faroles, iglesias, suelo de adoquines… muy bonito, si señor, para hacer una carrera nocturna, pensaba mientras avanzaba doblando las esquinas a la vez que avanzaba posiciones. Primera cuesta, pfffff, por llamarlo de alguna manera, vaya con la cuestecita, toca tirar de piernas y subo. Llego a la cima y lo noto, pero tengo que seguir al mismo ritmo, aún me quedan 6Km.

La gente con sillas en la puerta de sus casas animan, y lo hacen desde lo más profundo de sí trasmitiendo sentimiento al corredor. Con los vellos de punta continuo la carrera, sigo avanzando y me encuentro bien, las nuevas zapatillas se notan, no pesan y no se cargan mis piernas. Veo el arco que indica el fin de la primera vuelta, al fondo el avituallamiento se me presenta como agua de Mayo, cojo un botellín y me refresco, quedan 4Kms más y listo.

Ni miro el pulsómetro, me provoca ansiendad ver como mi ritmo cardiaco sube, y sé que esta alto porque yo no corro, yo huyo… Huyo de todo el día a día y las movidas, por eso cuando corro lo hago hasta que no puedo más, hasta que termino tan cansado como para caer seco en el sofá.

De nuevo la primera cuesta del recorrido, las otras no son tan pendientes aunque largas pero esta… de nuevo la corono y noto ciertos calambres en mis piernas. Cuatro días de entrenamiento se ve que no fueron suficientes para correr a ese ritmo, pero no tuve tiempo, ahora ya no vale lamentarse solo seguir. Un chico al que doy alcance se sitúa a mi lado y me anima, me acompaña unos metros y le animo a que me siga.

Después de calles estrechas sintiendo el calor de la gente, cuestas interminables y la oscuridad anulada por la luz de la luna, escucho la megafonía anunciando la llegada de los primeros corredores. No estoy lejos pienso, miro atrás y nadie me sigue, veo al frente a otros que van a llegar y aprovecho para echar el resto y raspar unos segundos… 31 minutos y 42 segundos, 8Km, a 3’55min/Km, 15’30Km/h, puesto 42º en la general y 186 pulsaciones por minuto de media en los 8Km!!! Que los que sepan me digan si eso es bueno o malo, jejeje.

Reto conseguido 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *