Crónica Travesía a nado de Torremolinos

Ya lo predecía el tiempo, “No te lo voy a poner fácil” me decía. Cuando bajamos del coche empezó a lloviznar, el cielo estaba cubierto por una espesa nube que no parecía que fuese a desaparecer. Recogida de dorsales 15 minutos antes de empezar y los primeros nervios recorren mi cuerpo. travesia6 Nos pintan el número en pierna y brazo, y los voluntarios aprovechan para dibujar caricaturas en los cuerpos de los nadadores más jóvenes. El ambiente es bueno y eso me relaja.

Nos dirigimos a la zona de salida, y ahí concentradas, más de 400 personas dispuestas a tirarse al agua para completar la travesía. Hay de todo, triatletas, nadadores, aficionados… pero todos tienen una cosa en común: saben nadar bien.

Justo antes de la salida Manolo me mira y me dice: “No corras en la salida, ve tranquilo y busca tu hueco”, y yo pienso: “¿Cómo no voy a correr con la gente que tengo detrás?. Suena la bocina anunciando el comienzo de la carrera, todo el mundo corriendo hacia el agua y ahí voy yo, dispuesto a disputar mi primera travesía.
travesia0
Las olas rompían en la orilla y complicaba la entrada, aprovecho un claro y me tiro de cabeza. Pfffff, sensación extraña, nunca había nadado con tanta gente alrededor, me agobio. Era como si estuviese en el mismísimo Desembarco de Normandía, brazos y piernas por todos lados que golpeaban mi cuerpo mientras intentaba hacerme el hueco que me había dicho Manolo. Respiraba y lo veía nadando a mi lado. Bajo el agua turbia la imagen era como una película de terror, extremidades agitándose cubrían mi visión.
travesia1 Nado rápido para llegar a la primer boya, pero una vez ahí, más de lo mismo, golpes, multitud de gente y sensación de agobio. Una vez giro y encaro el tramo largo la cosa cambia, la gente se dispersa y empieza mi carrera. Ya más tranquilo, intento orientarme, las olas dificultan la tarea pero diviso la segunda boya y me dirijo hacia ella. Todo transcurre normal y nado hacia la tercera, la última antes de virar para salir a la orilla.

La gente empieza a apretar, levanto la cabeza, en la orilla veo el arco verde que indica la llegada y gente que corre por la orilla hacía ella. Varios nadadores me pasan con suma facilidad y acuso mi falta de técnica. Una vez en la orilla veo una cara conocida, Agu!!!

travesia4Después del avituallamiento me reúno con Manolo y con Oscar, comentamos la travesía mientras sigue llegando gente. Que grande es ver a personas mayoras y otras a las que le falta una extremidad salir del agua para cruzar la línea de meta. Que mérito tiene completar una travesía así en esas condiciones con lo que cuesta, y así lo reconoce el público con aplausos. 

Cuando cuelgan las listas me acerco y veo mi tiempo:

25 minutos con 10 segundos.
182 en la clasificación general.
52 en mi categoría.

2 puestos fuera de conseguir la camiseta y superar así mi reto :-(  lo que me hace seguir entrando para conseguirla el año que viene 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *